¿Cómo cuidar el pelo del perro labrador?

¿Cómo cuidar el pelo del perro labrador?

Si tienes un perro labrador es necesario que sepas que su pelaje requiere unos cuidados especiales. Se considera que esta raza es originaria de lo que antiguamente se conocía como Terranova y hoy en día llamamos Canadá. Otros nombres que se le dan al labrador retriever son cobrador de labrador o perdiguero de labrador. En general su pelo suele ser negro o canela, lo menos habitual suele ser encontrarlo en color chocolate.

Los expertos consideran que esta raza es paciente y cuenta con una gran energía. De manera que se trata de perros activos que tiene una personalidad sociable y fiel. Muchos creen que se trata de la raza de perro perfecta para familias donde haya niños, gracias a su capacidad de actividad y tolerancia.

Por otra parte también se trata de un perro que solemos ver en las misiones de rescate o en función de perro guía. En el post de hoy hablaremos sobre algunos cuidados esenciales para su pelaje.

Cuidar el pelo del labrador

Para cuidar el pelo del perro labrador se deben tener en cuenta dos cosas fundamentales: el baño y el cepillado.

El baño

Las dos preguntas que debemos hacernos son: ¿cómo hay que bañarlo y cuándo hay que hacerlo? A pesar de que se trata de una raza de perro activa, que está en constante movimiento, no es recomendable que sean bañados constantemente. Los labradores son de pelo corto y tienen aceites que se encargan de hidratar y proteger su pelaje de forma natural.Si lo bañamos más veces de las recomendadas podemos perder estos aceites y ocasionar probleas.

Por tanto, lo recomendable es darle un baño tres o cuatro veces al año, no más. Eso sí, en ocasiones excepcionales, como por ejemplo haberse llenado de barro, sí que podemos meterlo en la ducha.

Ahora que ya sabemos cuándo, debemos saber cómo. Para bañar a un perro labrador se recomienda hacer uso de productos específicos para perros. La temperatura del agua debe ser intermedia, ni demasiado caliente, ni demasiado fría. Le aplicaremos champú y lo enjuagaremos con agua abundante. Después podemos aplicar un acondicionador específico para esta raza. Para secarlo usaremos una toalla, debemos hacerlo en dirección al pelaje, para quitar toda la humedad posible y después podemos usar un secador especial para perros.

Es importante que no dejemos que el animal salga fuera, al exterior, hasta que no esté completamente seco. Si sale húmedo quedará expuesto a enfermedades y hongos.

El cepillado

La otra parte importante del cuidado del pelo del perro labrador es el correcto cepillado. Es aconsejable pasar el peine a tu mascota una o dos veces por semana. Necesitaremos un cepillo adecuado y específico para esta raza. Nuestra recomendación es uno que tenga las cerdas metálicas y las puntas redondas porque será más sencillo eliminar el pelo muerto y la suciedad.

Se lo pasaremos en dirección a la parte trasera cuando le peinemos la parte del lomo y hacia abajo cuando peinemos las patas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *